Bollos de Desayuno muy Esponjosos.

Categoría: Panes y bollos
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Bollos de Desayuno muy Esponjosos.

7 cucharadas de leche tibia.
30 g de levadura fresca prensada.
100 g de azúcar molida.
500 g de harina tamizada.
Una pizca de sal.
La ralladura de 1 limón.
3 huevos.
150 g de manteca.
Azúcar impalpable.
Crema o mermelada, a gusto.

Cómo preparar Bollos de Desayuno muy Esponjosos.

Desmenuzar la levadura en un tazoncito, disolverla con las cucharadas de leche; agregarle 1 cucharada del azúcar y 1 cucharada de la harina; batir con un batidor de alambre chico, o con 2 tenedores, hasta que la superficie se llene de globitos de aire; tapar con un plástico flojo y fino, y colocar el recipiente en un lugar templado durante 30 minutos.

Poner en un tazón el resto de la harina mezclada con la sal, hacer un hoyo, colocar allí la levadura esponjosa, agregarle la manteca bien blanda, luego los huevos batidos con el azúcar restante y la ralladura; ir tomando la harina, de a poco, con los ingredientes del hoyo, y luego, si hiciera falta, más leche apenas tibia, hasta lograr un bollo de masa algo consistente; trabajarla bien primero en el tazón, luego pasarla a la mesa de madera (o tabla) y allí amasarla enérgicamente.

Volver la masa al tazón, cubrirlo con un plástico flojo y colocarlo en lugar templado hasta que leve al doble. Tomar porciones parejas de la masa, con las manos enharinadas formar esferas del tamaño aproximado de un huevo; colocarlas bien separadas en placas enmantecadas; taparlas con el plástico y un repasador de toalla y ponerlas en lugar templado hasta que los bollitos se noten bien levados.

Encender el horno algo fuerte (220°C), durante 2 o 3 minutos; colocar en las placas, de a una por vez, cocinando los bollos hasta que estén dorados. Dejarlos enfriar sobre una rejilla, presentarlos al natural o espolvoreados desde un tamiz con azúcar impalpable y solos o cortados por la mitad y rellenos con cremas o mermeladas a gusto. Pueden estar preparados el día anterior y calentarlos un poco sobre una tostadora o plancha, pero esto sin rellenarlos; tibios son especiales para gustarlos con manteca.

Ver más recetas en Notas de Cocina

ver más recetas

Ver más recetas de