LaRazon.es

Bizcocho Casero de la Abuela

titulo receta

Tiempo de Preparación: 75 minutos
Tiempo de cocción: 40 minutos
Categoría: Panes y bollos
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Bizcocho Casero de la Abuela

200 gr. de azúcar
6 huevos
200 gr. de harina
1 cucharadita de extracto de vainilla

Cómo preparar Bizcocho Casero de la Abuela

Para comenzar, ponemos el horno a precalentar a 180º C, con aire por arriba y por abajo.

Mientras se calienta, ponemos en un recipiente los huevos y el azúcar, y los batimos con las varillas de 5 a 10 minutos, mejor con batidora eléctrica, ya que nos ayudará a alcanzar una textura cremosa y un punto consistente.

Incorporamos el extracto de vainilla y volvemos a batir unos segundos.

Vamos incorporando la harina poco a poco, añadiéndola a través de un colador en cinco o seis veces. Cada vez que echamos algo de harina damos vueltas a la masa con una cuchara de madera, haciendo movimientos envolventes, hasta que esté bien mezclado todo y no queden grumos.

Volcamos la mezcla a un molde redondo de silicona, de unos 25 centímetros de diámetro aproximadamente y con los laterales bastante altos, porque el bizcocho tiende a subir.

Cuando terminamos de incorporar la mezcla, cogemos la espátula de madera y alisamos bien la superficie.

Dejamos que el horno siga precalentándose hasta que lleve, aproximadamente, treinta y cinco minutos. Entonces metemos el recipiente con la mezcla y lo dejamos hasta que veamos que la superficie ha adquirido su característico color dorado y permanece firme al tacto.

Lo sacamos, dejamos que se enfríe unos minutos, desmoldamos y volvemos a enfriarlo sobre una rejilla. ¡Riquísimo y listo para consumir!

Nota: Tenemos que ser conscientes de que lo más importante para conseguir que un bizcocho suba sin levadura, es el batido de los ingredientes.

Foto: http://es.wikipedia.org/

ver más recetas

Introducción de la receta

Existen varias maneras de preparar el bizcocho casero de la abuela, pero todas ellas tienen en común que utilizan ingredientes sencillos. El bizcocho queda esponjoso y riquísimo, libre de sofisticadas decoraciones y con su sabor como mejor carta de presentación.

Ver más recetas de