LaRazon.es

Cómo Ablandar Mantequilla Rápidamente

titulo receta

Porciones / número de personas: 1 persona
Tiempo de Preparación: 2 minutos
Tiempo de cocción: 1 minuto
Categoría: Huevos y Lácteos

Ingredientes para preparar Cómo Ablandar Mantequilla Rápidamente

Mantequilla

Cómo preparar Cómo Ablandar Mantequilla Rápidamente

Cómo ablandar mantequilla rápidamente es muy sencillo. La solución de calentarla en el microondas es muy útil y rápida, pero tenemos que tener mucho cuidado con los tiempos. Lo mejor es poner la mantequilla, cortada en trocitos, en un bol y calentarla solo unos pocos segundos, preferiblemente utilizando la función de descongelado. Después, comprobamos, removemos y volvemos a calentar otros segundos, hasta que veamos que se ablanda, pero no se funde.

Otra opción muy útil es colocar la mantequilla junto a una fuente de calor. Para ello pondremos la mantequilla en un plato y lo colocaremos encima de un radiador. Si tenemos un café recién hecho nos puede funcionar también como fuente de calor para ablandarla.

Otro truco infalible para ablandar la mantequilla es rallarla. De esa manera aumentaremos su temperatura y será más fácil que quede manejable. Podemos utilizar un rallador de queso para conseguirlo.

Hay quien prefiere cortar la mantequilla en pequeños daditos o ponerla en una bolsa de plástico de bocadillo y ablandarla ligeramente con el rodillo. Si metemos la mantequilla en una bolsa también podemos introducirla en una cacerola con agua caliente unos segundos.

Por último, podemos calentar un vaso y ponerlo encima de la mantequilla, a modo de campana, una vez que la hayamos colocado en un plato. Utilizando este truco conseguiremos ablandar la mantequilla pero solo en su capa externa, por lo que resulta recomendable utilizar el vaso solo cuando la mantequilla está ya algo blanda, pero no lo suficiente como para untarla en una tostada, por ejemplo.

ver más recetas

Introducción de la receta

Cómo ablandar mantequilla rápidamente es fácil. Conocer estos pequeños trucos resulta muy útil, especialmente cuando tenemos que poner la mantequilla a punto de pomada para añadirla a alguna receta o bien nos urge untarla en una tostada en el desayuno. Apunta y ya verás cómo deja de ser un problema.

Ver más recetas de