LaRazon.es

Cómo Aromatizar tu Café, Ideas con diferentes Aromas

titulo receta

Porciones / número de personas: 1 persona
Tiempo de Preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
Categoría: Cócteles y Bebidas
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Cómo Aromatizar tu Café, Ideas con diferentes Aromas

1 cucharada de café molido
1 taza de agua
Una rama de canela, opcional
Dos clavos de olor, opcional
Una vaina de cardamomo, opcional
Una vaina de vainilla, opcional
Dos granos de pimienta, opcional
Un poco de piel de cítricos, opcional
Avellana tostada, opcional
Una cucharada de cacao en polvo, opcional
Nuez moscada, opcional
Licores afrutados, opcional
Miel de caña, opcional
Sirope de arce, opcional

Cómo preparar Cómo Aromatizar tu Café, Ideas con diferentes Aromas

Si te estás preguntando cómo aromatizar tu café y quieres conocer ideas con diferentes aromas, lo primero que debes hacer es una buena taza de expresso. Para ello molemos el café, si es en grano, bastante fino justo antes de prepararlo. Metemos en el filtro una cucharada de café molido por persona, añadimos una taza de agua hirviendo, dejamos diez minutos y ya lo tenemos preparado.

En cuanto a su aromatización, podemos hacerla de diferentes formas. Una de ellas es añadir algunos productos al envase en el que conservamos el café, tanto si es en grano como si está ya molido. De esta manera, conseguiremos que estos productos vayan desgranando sus aromas y mezclándose con los del café.

Para ello utilizaremos una o dos ramas de canela, una vaina de cardamomo abierta, dos o tres clavos de olor, dos o tres granos de pimienta, un poco de piel de un cítrico o una vaina de vainilla cortada por la mitad. Se recomienda tener un recipiente para cada aroma y guardar siempre el café con el elemento en el mismo envase. De esta manera, el aroma será cada vez más fuerte.

La otra opción es añadir el elemento aromatizador durante la molienda. Así, añadiremos al molinillo cualquiera de las especias citadas anteriormente, junto con los granos de café, teniendo en cuenta que la cantidad tiene que ser ligeramente menor que la que utilizamos para guardar junto con el café en el envase.

Si el aroma queremos que sea a vainilla, lo mejor es coger con la punta de un cuchillo un poco del interior de la vaina. Y si queremos que nuestro café sepa a frutos secos, lo más conveniente es tostarlos ligeramente antes de incorporarlos al café para su molienda. La avellana proporciona un sabor muy agradable. Hay que recordar que una vez molido el café con su elemento aromatizador correspondiente, hay que mezclar con las manos para que los dos aromas se integren más fácilmente.

Otro sistema para aromatizar un café es aportando elementos a la taza directamente. En el tiempo que infusiona el café irá cogiendo su aroma. Después, podemos retirar el elemento que habíamos añadido. También, una vez hecho el café, podemos espolvorear por encima alguna especie molida.

Si sólo nos apetece un ligero matiz, podemos aromatizar el café a la hora de endulzarlo, utilizando miel de caña o sirope de arce, o incluso con un almíbar al que habremos incorporado una vaina de vainilla, canela en rama o cualquier otro elemento que deseemos. Otras opciones son aromatizar la leche, infusionándola con el elemento deseado, o incorporar al café un licor afrutado, como por ejemplo de cereza o de avellana, e incluso de melocotón o de manzana. ¡Delicioso!

ver más recetas

Introducción de la receta

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo aromatizar tu café y quieres conocer ideas con diferentes aromas. ¡Pues tienes múltiples posibilidades que convertirán tu café tradicional en otro distinto, con más sabor y muy, muy especial! Hay diferentes opciones, que puedes ir variando dependiendo del día.

Ver más recetas de