LaRazon.es

Donas muy Esponjosas

titulo receta

Porciones / número de personas: 8 personas
Tiempo de Preparación: 240 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Categoría: Postres

Ingredientes para preparar Donas muy Esponjosas

16 gr. de levadura en polvo
30 gr. de azúcar
250 ml. de leche tibia
3 huevos
100 ml. de agua tibia
580 gr. de harina
120 gr. de mantequilla
Azúcar glas

Cómo preparar Donas muy Esponjosas

Para conseguir unas donas muy esponjosas lo primero que hay que hacer es echar en un bol la leche y el agua. Añadimos también la levadura, removemos y dejamos reposar 10 minutos.

Aparte, mezclamos la mantequilla, que tiene que estar a temperatura ambiente, con el azúcar y cuando la mezcla sea espumosa vamos añadiendo los huevos uno a uno, sin echar otro hasta que no esté bien integrado el anterior.

A continuación añadimos la mezcla de la leche, el agua y la levadura a la de los huevos, y mezclamos bien todo. Terminamos trabajando la masa con las manos y cuando esté homogénea la metemos en un recipiente engrasado con un poco de mantequilla o aceite, hecha una bola, y la dejamos reposar hasta que doble su volumen. Estos tiempos de levado son importantes para que las donas nos queden esponjosas.

Transcurrido el tiempo necesario para que la masa haya aumentado su volumen extendemos la masa con la ayuda de un rodillo en una encimera hasta que tenga un grosor de un centímetro aproximadamente. Entonces cortamos la masa con un molde y vamos colocando cada trocito en una fuente forrada con papel de horno, dejando una distancia entre una dona y otra.

Dejamos reposar de nuevo hasta que doblen su volumen y después podemos freímos cada dona en abundante aceite, hasta que estén doradas. Después las sacamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de cocina y a continuación las pasamos a una rejilla, para que terminen de enfriarse. Cuando estén frías añadimos un poco de azúcar glas y listas para consumir. ¡Deliciosas!

ver más recetas

Introducción de la receta

Las donas muy esponjosas están deliciosas. Este postre gusta a toda la familia, tanto pequeños como mayores, y lo hace tanto por su exquisito sabor como por su textura, ya que queden muy tiernas. Es un auténtico placer darles un mordisco y son perfectas tanto para desayuno como para merienda.

Ver más recetas de