LaRazon.es

Macarrones con Salsa Carbonara, Bacon y Calabacín

titulo receta

Porciones / número de personas: 2 personas
Tiempo de Preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 20 minutos
Categoría: Pasta

Ingredientes para preparar Macarrones con Salsa Carbonara, Bacon y Calabacín

250 gr. de macarrones
Sal
100 gr. de bacon
Aceite de oliva
1 calabacín mediano
Pimienta negra
Tomillo
2 yemas de huevo
Queso parmesano rallado
50 ml. de nata

Cómo preparar Macarrones con Salsa Carbonara, Bacon y Calabacín

Para hacer unos riquísimos macarrones con salsa carbonara, bacon y calabacín, lo primero que debemos hacer es echar agua abundante con sal en una cacerola y ponerla a fuego lento. Cuando hierva echamos los macarrones y dejamos que se vayan haciendo el tiempo indicado por el fabricante.

Aparte, echamos un poquito de aceite en una sartén. La ponemos a fuego bajo y, cuando esté caliente, sofreímos el bacon. A continuación lavamos y cortamos el calabacín, de manera que los trozos queden del mismo tamaño que los macarrones.

Cuando el bacon esté dorado añadimos el calabacín a la sartén. Salpimentamos y añadimos un poco de tomillo, y damos unas vueltas para que se mezclen todos los ingredientes.

En un bol echamos dos yemas de huevo, un chorrito de nata y abundante queso parmesano rallado, y removemos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Reservamos.

Cuando los calabacines estén algo blandos echamos la pasta, bien escurrida, pero reservando un poco de agua de la cocción. Removemos bien y a continuación añadimos la salsa carbonara y una pizca del agua de la cocción para que la carbonara nos quede más cremosa. Damos unas vueltas y ya solo queda emplatar. Si queremos, podemos echar un poquito de tomillo por encima, para que los macarrones tengan más presencia y sabor. ¡Deliciosos!

ver más recetas

Introducción de la receta

Los macarrones con salsa carbonara, bacon y calabacín están deliciosos. Es un plato muy completo y nutritivo, por lo que una buena ración, al tener verdura, carne y pasta, podría valer como plato único. Tiene la ventaja de que, por su exquisito sabor, gusta a niños y mayores.

Ver más recetas de