LaRazon.es

Magdalenas de Chocolate con Chocolate Derretido

titulo receta

Porciones / número de personas: 8 personas
Tiempo de Preparación: 60 minutos
Tiempo de cocción: 25 minutos
Categoría: Panes y bollos

Ingredientes para preparar Magdalenas de Chocolate con Chocolate Derretido

300 gr. de harina de trigo
1 sobre de levadura en polvo
60 gr. de cacao puro en polvo
Una pizca de sal
100 ml. de aceite de oliva virgen extra
200 gr. de azúcar
100 ml. de aceite de girasol
3 huevos
250 ml. de leche
1 tableta de chocolate al gusto

Cómo preparar Magdalenas de Chocolate con Chocolate Derretido

Para disfrutar de unas riquísimas magdalenas de chocolate con chocolate derretido lo primero que debemos hacer es poner los huevos en un recipiente lo suficientemente grande. Después le añadimos el azúcar y batimos todo bien.

A continuación añadimos los dos aceites a la mezcla junto con un poco de sal y removemos bien. Después vertemos la leche, poco a poco, mientras seguimos mezclando, y posteriormente incorporamos la harina y la levadura tamizadas, también poco a poco. Por último, añadimos el cacao en polvo, también tamizado.

Removemos bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y no haya grumos, y dejamos reposar la masa en el mismo recipiente, tapado con film, en el frigorífico y durante media hora.

Transcurrido este tiempo ponemos a precalentar el horno a 200º C., con calor por arriba y por abajo. Después ponemos la masa en los moldes, de manera que ocupen solo tres cuartas partes.

Introducimos los moldes en el horno, a media altura, y horneamos durante unos 20 minutos. Después, sacamos los moldes del horno y los dejamos reposar otros cinco minutos, y posteriormente ponemos las magdalenas a enfriar sobre una rejilla.

Cuando las vayamos a servir calentamos el chocolate en el microondas y después lo vertemos por encima de las magdalenas, y servimos inmediatamente. ¡Deliciosas!

ver más recetas

Introducción de la receta

Las magdalenas de chocolate con chocolate derretido están exquisitas y gustan tanto a niños como a mayores. Puedes ponerlas en el desayuno o merienda, pero incluso puedes darlas como postre, porque están deliciosas. Quedan tiernas y esponjosas, y el contraste con el chocolate derretido es el secreto de su éxito.

Ver más recetas de