LaRazon.es

Muffins de Arándanos y Chocolate Blanco

titulo receta

Porciones / número de personas: 4 personas
Tiempo de Preparación: 210 minutos
Tiempo de cocción: 20 minutos
Categoría: Postres
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Muffins de Arándanos y Chocolate Blanco

100 gr. de mantequilla
80 gr. de arándanos deshidratados
180 gr. de azúcar
100 gr. de chocolate blanco
2 huevos
250 ml. de leche
350 gr. de harina de repostería
Una pizca de sal
20 gr. de levadura en polvo

Cómo preparar Muffins de Arándanos y Chocolate Blanco

Para hacer unos riquísimos muffins de arándanos y chocolate blanco lo primero que debemos hacer es poner los arándanos en un poco de agua para que se hidraten. Después, mezclamos en un bol lo suficientemente grande la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente, con el azúcar. Batimos bien hasta conseguir una textura blanquecina.

A continuación vamos añadiendo los huevos, uno a uno. No echaremos el siguiente hasta que el anterior no esté bien integrado. Después mezclamos la harina y la levadura y la tamizamos sobre la mezcla. Volvemos a remover hasta que no queden grumos.

Aparte, partimos el chocolate blanco en trozos muy pequeños, reservando un poco para decoración. Después, los añadimos a la mezcla junto con los arándanos bien escurridos. Removemos bien y rellenamos los moldes para magdalenas, que pueden ser de silicona o papel, con la precaución de no llenarlos justo hasta el borde, para que los muffins no se desborden.

Ponemos el horno a precalentar a 180º C, con calor por arriba y por abajo. Cuando esté caliente metemos los moldes y dejamos que los muffins se hagan durante unos 20 minutos aproximadamente. Después sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Por último, fundimos el chocolate blanco restante dejándolo unos segundos en el microondas y decoramos los muffins con la ayuda de una manga pastelera de boca estrecha o una cuchara. ¡Deliciosos!

ver más recetas

Introducción de la receta

Los muffins de arándanos y chocolate blanco están deliciosos. Esta receta es ideal por la exquisita combinación de sabores. Su textura esponjosa los hace muy apetecibles, y no pecan ni por defecto ni por exceso de dulce, por lo que resultan perfectos para desayuno o merienda.

Ver más recetas de