LaRazon.es

Níscalos con Patatas

Porciones / número de personas: 4 personas
Tiempo de Preparación: 45 minutos
Tiempo de cocción: 35 minutos
Categoría: Verduras y legumbres
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Níscalos con Patatas

5 patatas
Aceite de oliva
1 kg. de níscalos
Agua
1 pimiento verde
Perejil picado
Medio pimiento rojo
Sal
2 dientes de ajo
Taquitos de jamón serrano
1 cayena
1 cucharadita de pimentón dulce
1 tomate maduro
Agua
Medio vaso de vino blanco

Cómo preparar Níscalos con Patatas

Para preparar esta receta de níscalos con patatas lo primero que debemos hacer es limpiar bien los níscalos, uno a uno y eliminando toda la tierra de sus recovecos. Después, los secamos y los cortamos en trozos.

Echamos un poco de aceite en un cazo y lo ponemos a fuego medio. Mientras se calienta, lavamos y cortamos los pimientos. Los secamos y los añadimos al aceite, junto con la cebolla, también pelada y cortada, la cayena y los dientes de ajo, cortados en láminas.

Damos vueltas con una cuchara de madera hasta que todos los ingredientes estén blanditos. Entonces añadimos el tomate, previamente lavado, pelado y cortado. Seguimos dando vueltas y una vez se haya evaporado el líquido que suelta el tomate incorporamos los taquitos de jamón.

Dejamos un par de minutos todo a fuego medio y añadimos los níscalos, que teníamos reservados. Con el líquido que soltarán se formará una especie de salsa, que irá reduciéndose poco a poco. Es el momento de añadir las patas, previamente peladas y cortadas, y un poco de pimentón dulce. Dejamos que se vayan haciendo todos los ingredientes unos minutos más.

Cuando las patatas ya estén más blanditas incorporamos el vino blanco y un poquito de agua. Después, añadimos un poquito de sal y el perejil picado. Removemos, bajamos un poco el fuego, tapamos el cazo y dejamos que el plato se termine de hacer aproximadamente un cuarto de hora más. Servimos antes de que se enfríe. ¡Buen provecho!

ver más recetas

Introducción de la receta

Los níscalos con patatas es una receta sencilla y tradicional, de las de toda la vida, pero no por ello deja de ser un plato riquísimo de temporada. Es una auténtica delicia realizarlo con níscalos recién cogidos. Es como si tuvieras delante todo el sabor de la tierra.

Ver más recetas de