LaRazon.es

Patatas Gajo

titulo receta

Porciones / número de personas: 3 personas
Tiempo de Preparación: 45 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Categoría: Guarniciones

Ingredientes para preparar Patatas Gajo

3 patatas
30 gr. de queso parmesano rallado
8 cucharadas de aceite de oliva
Media cucharadita de cebolla en polvo
Una cucharadita de ajo en polvo
Media cucharadita de perejil en polvo
Media cucharadita de pimentón dulce
Una cucharadita de sal
Media cucharadita de orégano
Media cucharadita de pimienta

Cómo preparar Patatas Gajo

Para disfrutar de unas riquísimas patatas gajo lo primero que hay que hacer es lavar las patatas con piel y secarlas bien. Después las cortamos en gajos. Si tenemos un cortador de patatas podemos utilizarlo, para que los gajos nos salgan con la misma forma.

Para ello cortamos la base de la patata, la apoyamos en una tabla y ponemos encima el cortador y empujamos con fuerza hacia abajo. Si no tenemos un cortador podemos hacerlo con un cuchillo afilado.

A continuación preparamos un marinado, en un recipiente lo suficientemente grande, con todos los ingredientes. Si observamos que la mezcla queda un poco espesa podemos añadir algo más de aceite de oliva.

Metemos las patatas en el marinado y las removemos bien con los dedos, para asegurarnos que se impregnan bien con el aliño.

Después colocamos las patatas en una bandeja de horno, forrada con papel de hornear, y si nos sobra marinado lo echamos por encima de las patatas.

Metemos la bandeja en el horno, previamente precalentado a 180º C., y dejamos que se hagan durante 30 minutos o hasta que veamos que están doradas. También podemos freír las patatas en abundante aceite de oliva, al gusto.

Después, las pasamos a una fuente forrada con papel de cocina, para que se absorba el exceso de grasa, y comemos inmediatamente. ¡Que las disfrutes!

ver más recetas

Introducción de la receta

Las patatas gajo están deliciosas. Son la guarnición perfecta para cualquier plato de carne o pescado, pero es que están tan ricas que puedes darlas incluso como aperitivo o para picar, acompañadas de tu salsa favorita. Son muy fáciles de hacer y tienen la ventaja que siempre quedan bien.

Ver más recetas de