LaRazon.es

Tarta de Crumble de Albaricoque

titulo receta

Porciones / número de personas: 4 personas
Tiempo de Preparación: 80 minutos
Tiempo de cocción: 60 minutos
Categoría: Postres

Ingredientes para preparar Tarta de Crumble de Albaricoque

1 kg. de albaricoques
Maicena
280 gr. de azúcar
1 cucharadita de canela molida
1 limón
100 gr. de harina
100 gr. de mantequilla
100 gr. de harina de almendra
1 masa quebrada

Cómo preparar Tarta de Crumble de Albaricoque

Para disfrutar de una riquísima tarta de crumble de albaricoque lo primero que debemos hacer es pelar los albaricoques. Después, los partimos en trozos no demasiado pequeños, desechando el corazón.

Ponemos los albaricoques en una cacerola, los cubrimos con agua y los cocemos a fuego medio hasta que veamos que se deshacen. Entonces apartamos del fuego y retiramos el líquido.

Trituramos la fruta con la batidora, dejando algún trozo si nos apetece que la tarta tenga trozos de albaricoque enteros, y la mezclamos con 180 gramos de azúcar, la canela y el zumo y la ralladura de un limón. Ponemos esta mezcla en la cacerola y, si vemos que ha quedado muy poco espesa, disolvemos un poco de maicena en agua fría, y la añadimos.

Aparte, mezclamos la harina, el resto del azúcar, la mantequilla y la harina de almendra con las manos, hasta obtener la textura del crumble. Reservamos.

Ponemos la masa quebrada en un molde redondo, la ajustamos con los dedos y la pinchamos con un tenedor. Después, la metemos al horno, que habremos calentado previamente a 160º C., con calor por arriba y por debajo.

Una vez esté dorada la retiramos del fuego y añadimos el puré de albaricoque, con los trozos de albaricoque que hemos reservado, y por encima incorporamos el crumble. Después, metemos el molde en el horno y dejamos que la tarta se haga durante media hora.

Transcurrido este tiempo la sacamos del horno y la dejamos enfriar antes de desmoldar y servir. ¡Deliciosa!

ver más recetas

Introducción de la receta

La tarta de crumble de albaricoque está deliciosa. Esta tarta tiene la ventaja de que, pese a lo que pueda parecer por su aspecto exquisito, es muy fácil de hacer. Y tiene la ventaja de que queda muy jugosa, por lo que gusta a todo el que la prueba.

Ver más recetas de