LaRazon.es

Sopa de Gulash

titulo receta

Porciones / número de personas: 4 personas
Tiempo de Preparación: 175 minutos
Tiempo de cocción: 165 minutos
Categoría: Carnes
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Sopa de Gulash

500 gr. de morcillo o carrillera de ternera
Perejil
4 dientes de ajo
1 dl. de nata líquida
1 cebolla
Sal
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
Aceite de oliva
1 patata, opcional
Hierbas aromáticas (comino, laurel, tomillo…)
1 litro de caldo de carne
1 dl. de salsa de tomate o tomate triturado
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharadita de pimentón picante
4 rebanadas de pan tostado

Cómo preparar Sopa de Gulash

Para preparar una riquísima sopa de gulash, lo primero que debemos hacer es cortar la carne en dados de aproximadamente un centímetro. Después, los salpimentamos y les añadimos hierbas aromáticas.

Aparte, ponemos en una cacerola un poco de aceite de oliva a fuego medio. Cuando esté caliente echamos la carne y la rehogamos. Reservamos.

En esa misma cazuela, después de haber sacado la carne, echamos otro poco de aceite, lo dejamos a fuego medio, y añadimos los pimientos y la cebolla, bien picados. Vamos removiendo hasta que estén pochados y después incorporamos la carne que teníamos reservada, el pimentón, el caldo de carne y el tomate. Si nos gusta con sabor, podemos añadir un poco más de pimienta negra molida. Bajamos el fuego y dejamos que se haga el guiso durante unas dos horas aproximadamente, hasta que veamos que la carne está tierna.

Transcurrido este tiempo, pelamos la patata y la cortamos en dados de aproximadamente medio centímetro, que añadiremos a la cazuela. Dejamos hervir otra media hora, hasta que la patata esté blanda. Si queremos el guiso sin patata nos saltamos este paso.

Por último, añadimos la nata líquida, dejamos que dé el último hervor y, a continuación, añadimos el perejil. Servimos inmediatamente, añadiendo en cada plato una rodaja de pan tostado. ¡Delicioso!

ver más recetas

Introducción de la receta

La sopa de gulash es un plato tradicional de la cocina húngara que se ha extendido a todo el mundo por su exquisito sabor. Es una especie de estofado, en este caso caldoso, que está riquísimo. Es tan contundente que, servido con una ensalada como acompañamiento, puede ser plato único.

Ver más recetas de