Baklavas Caseros

titulo receta

Porciones / número de personas: 7 personas
Tiempo de Preparación: 190 minutos
Tiempo de cocción: 55 minutos
Categoría: Cocina internacional
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Baklavas Caseros

150 gr. de mantequilla
200 gr. de frutos secos (nueces, pistachos, almendras…)
1 cucharada de canela molida
30 hojas de pasta filo
375 gr. de azúcar
1 rama de canela
150 gr. de agua
1 limón

Cómo preparar Baklavas Caseros

Para hacer unos riquísimos baklavas caseros lo primero que debemos hacer es poner el horno a precalentar a 180º C, con calor por arriba y por abajo. Mientras se calienta, molemos los frutos secos y los colocamos en un recipiente junto con una cucharada de canela molida y 75 gr. de azúcar. Removemos bien.

Untamos con un poco de mantequilla un recipiente apto para el horno y colocamos la mitad de las hojas de pasta filo sobre él. Derretimos la mantequilla en el microondas y vamos pintando cada hoja antes de montar la siguiente.

Echamos el relleno de frutos secos que hemos preparado sobre las hojas de pasta filo y tapamos con la otra mitad. Por último, volvemos a pintar las hojas que hemos puesto a modo de cierre, de modo que hasta que no esté untada la anterior no montamos la siguiente. Metemos al horno durante unos 40 minutos.

Mientras se hace en el horno, vamos preparando el almíbar. Para ello, cogemos una cacerola y echamos en ella el agua, 300 gr. de azúcar, la cáscara de medio limón y una cucharada de zumo de limón, además de la rama de canela. Dejamos que se vayan mezclando los ingredientes a fuego lento durante unos cinco minutos. A continuación lo ponemos a fuego fuerte, sin dejar de remover, hasta que hierva. Entonces, apartamos del fuego y retiramos la rama de canela y la cáscara del limón.

Sacamos la bandeja del horno y vertemos el almíbar por encima del baklava. Conservamos en la nevera al menos 120 minutos antes de degustarlos. ¡Deliciosos!

ver más recetas

Introducción de la receta

El baklava es un pastelito muy tradicional en la cocina árabe, turca y griega. Está elaborado con frutos secos y recubierto de almíbar, y es precisamente su sabor dulce el que le hace delicioso. Se pueden hacer en casa perfectamente y aportan un toque original y exótico a nuestros invitados.

Ver más recetas de