Roscos Caseros

titulo receta

Porciones / número de personas: 4 personas
Tiempo de Preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Categoría: Postres
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Roscos Caseros

Azúcar
3 huevos
Canela
Aceite de oliva
9 cucharadas de leche
500 gr. de harina
9 cucharadas de anís dulce
1 naranja
1 limón
1 cucharada de levadura

Cómo preparar Roscos Caseros

Para preparar los roscos caseros lo primero que debemos hacer es poner una sartén al fuego con un chorrito de aceite. Mientras se calienta, vamos pelando un limón, reservando la cáscara.

Cuando el aceite esté muy caliente, echamos la mitad de la cáscara que hemos obtenido, dejándola aproximadamente 50 segundos. Retiramos y reservamos el aceite, dejando que se enfríe.

Cogemos un bol e incorporamos 9 cucharadas de azúcar, los tres huevos, la ralladura de una naranja y 9 cucharadas de anís dulce. Batimos bien. A continuación añadimos el aceite que teníamos reservado, que habrá cogido el sabor del limón. Mezclamos todo y reservamos.

Cogemos otro bol grande y allí ponemos la harina y la levadura. Mezclamos y a continuación le añadimos la mezcla que teníamos reservada con el azúcar, los huevos, la ralladura de naranja y el anís. Lo volvemos a mezclar y dejamos reposar la masa media hora aproximadamente.

Ponemos una sartén al fuego con un chorro de aceite y, cuando esté caliente, añadimos la otra media cáscara de limón que teníamos reservada. La dejamos unos 50 segundos y retiramos.

Comenzamos a preparar los roscos. Para ello, espolvoreamos un poquitín de harina sobre la masa que tenemos reservada y a continuación cogemos pequeñas porciones con las manos, que mantendremos embadurnadas de harina, para que no se nos pegue la masa.

Para conseguir la forma de los roscos tenemos que hacer como un canutillo alargado y luego unir sus extremos, sellándolos con un cuchillo que previamente habremos pasado por harina.

Según los vayamos haciendo los echamos en el aceite que tenemos al fuego. Cuando estén dorados por un lado, les damos la vuelta para que se hagan por el otro lado. Después, los vamos sacando a un plato donde habremos colocado papel de cocina, para que absorba el aceite sobrante.

Cuando ya los tengamos hechos, en un plato grande colocamos abundante azúcar y un poco de canela. Y vamos rebozando los roscos en esta mezcla cuando aún estén calientes, porque si no el azúcar y la canela no quedarían adheridos. ¡Y ya tenemos los roscos listos para comer!

Foto: http://en.wikipedia.org/

ver más recetas

Introducción de la receta

Los roscos caseros son una receta tradicional que se suele hacer en fechas especiales, como la Semana Santa o la Navidad. Esponjosos y tiernos, es su rebozado a base de azúcar y canela lo que le da un toque especial.

Ver más recetas de