Canutillos Rellenos de Crema Pastelera

titulo receta

Porciones / número de personas: 7 personas
Tiempo de Preparación: 125 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Categoría: Postres
Dificultad: Fácil

Ingredientes para preparar Canutillos Rellenos de Crema Pastelera

275 gr. de harina de trigo
Crema pastelera
25 gr. de manteca de cerdo
Miel
25 gr. de mantequilla
Aceite de oliva
Una pizca de sal
15 ml. de zumo de naranja
1 huevo
65 ml. de leche tibia

Cómo preparar Canutillos Rellenos de Crema Pastelera

Para hacer unos riquísimos canutillos rellenos de crema pastelera, lo primero que debemos hacer es poner en un recipiente la manteca de cerdo, la harina, la mantequilla, la leche tibia, la pizca de sal y el huevo batido. Batimos todo muy bien, le añadimos el zumo de naranja, batimos otro poco y, si vemos que la masa no ha quedado lo suficientemente maleable le añadimos una pizca más de harina.

Formamos una bola con la masa, la envolvemos en film transparente y la dejamos al menos una hora en el frigorífico. Transcurrido este tiempo enharinamos ligeramente la encimera y ponemos la bola de masa encima. Con las manos, vamos formando pequeñas bolitas del tamaño de una nuez.

Aparte, ponemos abundante aceite de oliva en una sartén, a fuego medio. Mientras se calienta, vamos amasando con un rodillo las bolas, hasta dejarlas muy finas, pero con cuidado de que no se rompan.

Después, engrasamos la masa con mantequilla fundida y la ayuda de una brocha de cocina, y enrollamos la masa en los moldes de canutillos. A continuación los freímos, hasta que estén dorados por todos los lados, y cuando estén hechos dejamos que escurran el aceite sobrante colocándolos en una bandeja forrada con papel de horno.

Una vez terminados de freír todos los canutillos procederemos a rellenarlos con crema pastelera, con la ayuda de una manga pastelera. Ya sólo queda pintarlos con un poco de miel, que extenderemos con una brocha de cocina. ¡Riquísimos!

ver más recetas

Introducción de la receta

Los canutillos rellenos de crema pastelera están deliciosos. Son un postre muy agradecido, que gusta a niños y a mayores. Resultan perfectos como desayuno o merienda, y también para celebraciones especiales o cuando vienen invitados. Su textura es exquisita y en ella reside el secreto de su éxito.

Ver más recetas de